Cine

Sigue nuestro twitter! Sigue nuestro facebook!

Colin Arthur

En la noche del sábado, el cine Artistic Metropol de Madrid otorgó butaca de honor al reputado técnico de efectos especiales, Colin Arthur, por el conjunto de su carrera. Al acto asistieron junto a Arthur, diferentes generaciones de aprendices y ayudantes (ahora técnicos muy cualificados) que trabajarón con él en películas como “La historia interminable” o “La grieta”. Entre estos, Domingo Lizcano y Sergio Hernández. De igual modo acudieron al acto clásicos del cine de género patrio como el director Eugenio Martín o los actores Antonio Mayans y Lone Fleming.

El encargado de entregarle la placa de la butaca de honor fue Víctor Matellano, el último director con el que ha trabajado Colin Arthur. Ambos aprovecharon para presentar el libro “Colin Arthur. Criaturas, maquillajes y efectos especiales” (Pigmalión), y para recordar al gran mago de efectos especiales, Ray Harryhausen, autor del prólogo al libro.

Tras la presentación, los presentes pudieron contemplar una estupenda copia de “El abominable Dr. Phibes”, la película de Robert Fuest protagonizada por Vincent Price, en la que Colin Arthur diseñó y construyó la famosa máscara, todo un icono del cine de terror, además de encargarse de otros maquillajes. Y es que la carrera de Arthur incluye un curriculum realmente impresionante, con títulos como “Alien”, “2001″, “La hija de Ryan”, “El imperio del sol” o “Cónan, el bárbaro”.

El homenaje se complementó con la proyección de ”Las hijas de Drácula”, película de la etapa inglesa de José Ramón Larraz, para la que Arthur tuvo que fabricar ingentes cantidades de sangre, aunque bastante menos que los miles de litros creados para la secuencia del ascensor en “El resplandor”.